Admisión a las Sagradas Órdenes

 

Seminario Nuestra Señora del Rosario - Miércoles 6 de octubre

En la Capilla Mayor del Seminario Arquidiocesano, el día 6 de octubre, a las 20:30 horas, el obispo auxiliar de Mendoza Mons. Sergio Buenanueva, celebrará la Eucaristía donde admitirá a las Sagradas Órdenes a los seminaristas Gerardo Peñaloza, Andrés Canciani, Cristian Figueroa y Mauricio Del Souc.

Esta celebración constituye un momento importante en la vida del seminario que forma a los futuros pastores de la Iglesia que peregrina en Mendoza.

Ubicando el rito de la admisión en el proceso de la formación sacerdotal, nos encontramos frente a una doble riqueza: por parte del candidato, es un paso muy importante, ya que asume el compromiso de completar su formación humana, espiritual, teológica y pastoral, para llegar a ser digno ministro y servidor de Dios y de toda la Iglesia. Por parte del seminario, representante de la comunidad presbiteral, se establece el compromiso de brindar todas las ayudas necesarias para el discernimiento y cultivo de su vocación, valiéndose del acompañamiento cercano, dedicado, y de un personal humano competente para dicha formación.

Los seminaristas han expresado su gran alegría por este gran paso que van a dar y explican que: “durante estos cuatro años y medio de vida en el seminario, hemos podido confirmar que Dios nos llama a entregarle nuestra vida siendo sacerdotes en esta Iglesia diocesana. Por ello pedimos ser admitidos. La Iglesia, en la persona del Obispo, nos ha ido conociendo a lo largo de estos años y ha verificado signos vocacionales e idoneidad para ser sacerdotes. Entonces nos admite. La Admisión es uno de los pasos más lindos e importantes de nuestra formación, porque representa una vuelta de página importante en nuestro camino de discernimiento. La Admisión es un don de la Iglesia, que expresa un compromiso recíproco: la Iglesia nos llama y se compromete a acompañarnos y brindarnos lo mejor que tiene en nuestro camino de formación y nosotros respondemos personalmente al llamado de la Iglesia y nos comprometemos a asumir con responsabilidad y seriedad el tiempo que queda en el seminario”.

Así también, estos jóvenes que se preparan en el camino al sacerdocio, han pedido que todos los acompañemos con la oración, en estos días previos y especialmente el 6, para que Dios lleve a término aquello que Él mismo sembró en ellos.