Pastoral Vocacional en un encuentro con Mons. Arancibia

 

Evaluación del Mes vocacional y actividades del presente año

El pasado miércoles 7 de Julio, el EAPV, compartió con Mons. José María Arancibia un encuentro fraterno para evaluar los pasos dados y también los desafíos del presente año. En la siguiente nota del equipo de pastoral vocacional, se reflejan los principales puntos y espíritu de la reunión.

Actividades del Equipo de Pastoral Vocacional 2010

El Encuentro fue destacado y valorado por Mons. Arancibia, y en un clima de diálogo e intercambio de prioridades se revisaron las actividades realizadas a lo largo del año pastoral.

Como miembros del Equipo y teniendo en cuenta el objetivo de nuestra actividad pastoral: “discernimiento y acompañamiento de las vocaciones de especial consagración y en particular, de la vocaciones del clero diocesano”; presentamos a nuestro Pastor las siguientes fortalezas, debilidades y valoración.

Valoración

En primer lugar, cabe destacar como muy valioso, los miembros que componen el equipo con un número significativo de personas, representando a los distintos estados de vida, con una gran generosidad en cuanto a donar su tiempo y servicio a la hora de poner en marcha las acciones planificadas. Aunque algunas veces se nos dificulta la distribución de tareas, siendo que hay acciones que requieren de mayor esfuerzo, como son las visitas a las parroquias y colegios, contando que los frutos que se obtienen de las mismas son muy bien logrados.

Debilidades

• Advertimos que una de las debilidades más fuertes es, ¿cómo generar conciencia a la oración por la vocaciones, siendo este el objetivo fundamental en el cual se ordenan todas las actividades, tanto las que se encuadran dentro del mes vocacional como así también las que se realizan a lo largo del año?.

Fortalezas

• Este mes de la oración por la vocaciones, fue muy valioso iniciar el mes vocacional, haciéndolo coincidir con el día del Seminario, celebrando la Misa con toda la Familia del Seminario, miembros de la OVS y miembros del EAPV.

• Jornada del Buen Pastor, muy buena participación de los jóvenes desde su realidad. Se motivó a realizar en todas las Parroquias

• Retiros Proyecto de Vida, 3, para el gran Mendoza y 1 para el Decanato Este.

Desafío

• Como Equipo pensamos que debemos revisar y discernir, las acciones valorando la proporcionalidad de los esfuerzos realizados y los frutos alcanzados.

El Director del equipo, Pbro. Mario Panetta, nos alienta y anima desde su experiencia, luego de haber compartido en el encuentro de delegados de Pastoral Vocacional en Buenos Aires, expresando con gozo, que nuestra actividad pastoral, está muy bien valorada y posicionada a nivel Nacional.

Luego de haber concluido con las exposiciones de los miembros del equipo, nuestro Obispo, con un gesto paterno nos anima a tener un espacio para revisar y discernir un programa mejor elaborado, teniendo en cuenta los aportes del Consejo Presbiteral.

En la misma línea del Director del equipo, Padre Mario, nos brinda su apoyo, valorando mucho que la Diócesis tenga un Equipo de Pastoral Vocacional, con la mirada amplia de Vocación: Bautismal, Matrimonial y las especial consagración, en sintonía con la CEMIN (Comisión Episcopal de Ministerios) y el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano).

Mons. nos propone los siguientes desafíos:

• El programa necesita una revisión, un buen discernimiento adecuado a lo que hay que trabajar y lo que se puede hacer de ordinario.

• Motivar a los sacerdotes, diáconos y catequistas, a proponer las vocaciones de especial consagración.

• Elaborar: ¿qué acciones vamos a realizar, a quiénes las dirigimos y qué frutos tenemos?

• Pensar la proporcionalidad de los esfuerzos puestos en las acciones de gran convocatoria, y los frutos que de allí se obtienen.

• ¿Dónde ponemos más acento, en el seguimiento personal o en los grupos más grandes y a través de qué medios?

• Tener en cuenta desde el PDP, los desafíos propuestos, para este año: Familia – Vocación, y los del próximo año Jóvenes -Vocación.

Cerrando el encuentro, Monseñor nos despide con su bendición, brindando su ayuda generosa a nuestra labor pastoral.